domingo, 18 de agosto de 2013

32 semanas: ¡¡¿¿No tienes nada preparado??!!

-Hola, buenos días, vengo a comprar un bolso de esos que se enganchan al carrito del bebé
-Si, claro. Lo quieres tipo panera, tipo alforja, de la marca bugaboo...
(poker Face)
-No sé... me gusta ese- digo yo señalando a la bolsa más sencilla, color beig, sin lazos (Odio los lazos) y con aparente buena capacidad.
-¿ESA?!!!! ¡¡¡No!!! ¡Esa no vale para el carrito! Esa es una bolsa para clínica - dice la dependienta entre espanto y sonrisa condescendiente ante mi inocente insinuación.
-Aaahhh, y eso, ¿para qué vale?

La dependienta, una chica joven, con piercing en la nariz, me mira de arriba abajo, admirando mi prominente barriga de 32 semanas y con cara de incredulidad. Se le puede leer en la mirada un "Esta tía es tonta o me está tomando el pelo?", pero no lo verbaliza. En cambio, fiel a su profesión, me explica amablemente:

-Pues la bolsa de la clínica o "bolsa de maternidad" es una bolsa para que te lleves a la clínica cuando te pongas de parto. Dentro pones tu camisón, tus braguitas, la bolsa de aseo, además de la ropita del bebé que le vayas a poner los primeros dáis, los pañales, el arrullo....

(Poker Face)
Osea, esa bolsa que he visto miles de veces que traen los padres apresurados a la sala de partos ¡¡¡No es la bolsa del carrito!!! Es una comprada únicamente para llevar al hospital y que cuyo precio ronda entre los 50-100€

-Oiga usted, no sería más fácil llevar la típica bolsa del gimnasio, no sé... o una mochila... o , llámeme innovadora, una maleta al uso.
-Bueno,... a ver... siempre hay gente extremista como tú. Está la que lo tiene que tener todo preparado desde los cinco meses en la bolsa de maternidad, y la que como tú está de 7 meses y medio y no tiene nada preparado y no llevará bolsa para la clínica; porque, No tienes nada Preparado, ¿Verdad???

Os juro, que la conversación es real. Tuvo lugar el sábado. Y, señores y señoras lectores y lectoras... no, no tengo nada preparado. No tengo habitación montada, no tengo bolsa para el cochecito y mucho menos Bolsa para la clínica. No tengo el camisón específico, ni las bragas específicas. No tengo cambiador, ni la decoración de la habitación elegida (Para quien no lo supiera, hay que elegir los motivos de la habitación). No tengo calienta biberones, ni escurre-biberones, ni humidificador, ni cubo específico para pañales, ni qué sé yo cuantas miles de cosas más.

Por Tutatis!! Estoy de 32 Semanas. Puede que me falten (hasta) 10 semanas para parir

No sé, a lo mejor soy mala madre, pero de momento lo único que tengo preparado es una cuna y un carrito (que los abuelos se han apresurado a comprar), algo de ropa que ya me han ido regalando, un juego de sábanas y, sobre todo, un par de tetas que ya empiezan a estar productivas (les llamaremos mamas, que parece que queda más fino) y mucho amor de madre para dar.

Señores de las tiendas de puericultura, ¿realmente necesito mucho más?