miércoles, 30 de julio de 2014

un dia cualquiera

22h de un día cualquiera.

Después de una ardua batalla la Fiera cae rendida. La Madre (yo) se desploma en el sofá, con el pelo ensortijado, ojeras crónicas. Mira en la mesa su cena, fría y a medias... y echa una mirada llena de misericordia al Padre.

-Oye, ¿tu te acuerdas de cómo era el "antes"? La memoria me empieza a fallar
-Creo recordar que a esta hora estaríamos en el gimnasio
-Cierto! el Gimnasio- Soy donante anónima en un gimnasio nada barato (donante porque lo utilizo más bien poco)- ...y luego?
-Luego vendríamos a casa, nos prepararíamos una cena rica, abriríamos una botella de vino y veríamos una peli...
-(mmmm vinoooo)
- Y después dormiríamos toda la noche,  nos levantaríamos a las 7 am...y todavía tendríamos la desfachatez de quejarnos porque podríamos haber descansado más y mejor.

...

Hace cosa de un año, unos amigos nos regalaron la "Guía para padres desesperadamente inexpertos2"



Lo que parecía un libro de humor ahora se torna en un fiel relato de la realidad.

Como  buena Malamadre, el narrar mis desventuras forma parte de mi discurso habitual pero debo decir que de ninguna de las maneras, volvería al estado anterior!! Las noches son largas, pero los días son divertidos, llenos de sorpresas, alegrías y sin un segundo para aburrirnos :)

miércoles, 16 de julio de 2014

Crisis identitaria

No hay nada más bonito que ver cómo tu retoño va adquiriendo habilidades día tras día.
Que su primera palabra sea "Papá" es algo muy bonito. El padre de la Criatura se lo ha currado mucho. No siento envidia sino ternura.

Pero que a mí me llame TE-TA ...¡¡¡!!!! Eso no tiene nombre!