viernes, 4 de octubre de 2013

39 semanas: Signos Patognomónicos

El adjetivo patognomónico, del griego παθογνωμονικόν, derivado de πάθος (enfermedad) y γνώμη (juicio, decisión), se utiliza en el diagnóstico médico para calificar a aquellos signos clínicos síntomas que, si están presentes, aseguran que el sujeto padece un determinado trastorno.

Con esto de estar de baja, hace ya semanas que he dejado de lado mi faceta de médico (ginecóloga) para pasar a ser una simple gestante que pasea con más o menos orgullo su bombo por el barrio. Pero si de algo me acuerdo de medicina es que los signos y síntomas patognomónicos eran bien raros. Pocas veces puedes decir que pasa algo con el 100% de seguridad al ver determinado signo. Recuerdo que cuando aparecían en un examen, el cielo se abría y los ángeles cantaban.

Nunca, en la carrera ni durante la residencia ni durante mi ejercicio como ginecóloga, Nadie me explicó que alrededor del embarazo, y sobre todo el parto hubiera tanto signo patognomónico concentrado.

Como decía, en las últimas semanas me he dedicado a pasear por el barrio, ir al mercado, conocer los comercios de las calles de por aquí... y claro, parece que la gente se queda con mi cara y que al tener barriga, la conversación es fácil de entablar (y a mí ya me va bien, que los que me conocéis sabéis que a mi eso de darle a "la sin hueso" me gusta)

Y así es como he aprendido todo tipo de signos patognomónicos que me resultarán realmente útiles cuando vuelva a ejercer la ginecología. Paso a detallarlos por si alguien quiere tomar nota:

1.- Forma de la barriga y sexo del bebé (éste es bastante conocido): si la barriga es puntiaguda será un niño, si es redonda es una niña.
La verdad es que yo me veo la barriga bastante redondita, pero el otro día en la cola del supermercado, una mujer me dijo que llevaba un niño "con toda seguridad". A mi respuesta de "no Señora, que yo lo he visto en la eco y es una niña"... la buena mujer  me dijo que la ecografía se equivoca mucho y que "ella de mí no compraría mucha ropa rosa"... O_o Tardeeeeee!!!

2.- Ardores y pelo de la criatura: Si tienes ardores, va a tener mucho pelo. Llevo ya semanas pensando que estoy engendrando a la hija de Chewaka

3.- Los niños te ponen guapa, las niñas te ponen fea. Y seguimos con las aportaciones de las señoras de mi barrio al sexo de mi hija. Dicen que estoy guapa, por lo tanto dicen que es niño.
A ver, señoras, ¿me conocen ustedes de antes del embarazo? No. Por lo tanto, no pueden saberlo. Y otra cosa les digo, si mi Claudia quiere ser transexual, lo será cuando llegue el momento, yo lo querré igual... pero ahora déjeme que le compre vestiditos, falditas y leotardos!! (que no sé como quedaran con la melena de Chewaka)

4.- Signos predictores de parto (este es mi apartado favorito):
-Nena, Tienes la barriga altísima, no vas a parir
-Uyyy! Cómo te ha bajado la barriga, cariño, estás a puntico ya! (escuchado el mismo día a pocos metros de distancia)
-Mmmm, te veo los labios hinchaditos, eso es que te falta nada para parir (dicho por Señora que, según recuerdo no me había visto nunca antes)
-Haces cara de parir- dicho por la amiga de la señora anterior. No sé cuáles son los rasgos de la cara de parir. pero ese día no me había maquillado.
-Pues eres todo barriga, pero tienes pinta de parir ya.
-Si te suda el bigote estás de parto. Esta afirmación es muy de comadrona vieja (a.k.a. "comadreja"), el problema es cuando hace bochorno y calor asfixiante como estos días QUIZÁ  (y sólo quizá) el bigote suda por otros motivos.

-Yo añadiría que el que te gire la cabeza como a la niña del exorcista por el dolor es un signo predictor de parto en unas horas... pero todavía no me lo han dicho

Debo confesar, que son tantas las afirmaciones de las señoras de la calle: tenderas, dependientas, señoras paseantes varias, que al final he llegado a pensar que hacía mal por no ir a urgencias explicando: "Ola, ke ase? tengo cara de parir, me ingresas o ke ase?"

5.- Consejos para parir YA:
-Toma chocolate a la taza MUY caliente
-Toma canela.
-Toma infusión de hojas de frambuesa
-Toma picante
-Toma homeopatía (prefiero las chuches, que se disfrutan más)
...¿¿Alguien me puede explicar como compaginar todo esto mezclado con mis ardores y mis vómitos??...
-Báñate en una infusión de hierbaluisa (WTF?!)
-Sexo, mucho sexo (esto no está mal), pero ¿antes o después de infusionarme?
-Estimúlate los pezones (se me sale la leche!!)
-Camina mucho (en las dos últimas semanas hago el equivalente a una etapa del camino de santiago al día y Claudia sigue tan contenta a su rollo).
-Haz el nido, hasta que no te dé por hacer el nido (ordenar, limpiar etc) no parirás...
Pero si me acabo de mudar y lo tengo todo ordenadito y limpio!! Todo lo que puedo hacer es montar un pesebre con pajas en una esquina de casa...eso vale?

Si lo juntamos todo, podríamos hacer un desafío al más puro estilo: "Debes acudir (andando) a las montañas del destino y encontrar una baya que protege un Orco, al que debes distraer utilizando la pócima que te da un elfo..."

Señores, Señoras,... adelantándome al siguiente post que se titulará algo así como "¿Y no has parido ya?", les informo a ustedes y a todas las Señoras de mi barrio, que mi HIJA-Chewee, saldrá cuando le dé la real gana, que está muy agustete con su mamá y el mundo aquí fuera a veces puede llegar a ser un mundo de locos



domingo, 18 de agosto de 2013

32 semanas: ¡¡¿¿No tienes nada preparado??!!

-Hola, buenos días, vengo a comprar un bolso de esos que se enganchan al carrito del bebé
-Si, claro. Lo quieres tipo panera, tipo alforja, de la marca bugaboo...
(poker Face)
-No sé... me gusta ese- digo yo señalando a la bolsa más sencilla, color beig, sin lazos (Odio los lazos) y con aparente buena capacidad.
-¿ESA?!!!! ¡¡¡No!!! ¡Esa no vale para el carrito! Esa es una bolsa para clínica - dice la dependienta entre espanto y sonrisa condescendiente ante mi inocente insinuación.
-Aaahhh, y eso, ¿para qué vale?

La dependienta, una chica joven, con piercing en la nariz, me mira de arriba abajo, admirando mi prominente barriga de 32 semanas y con cara de incredulidad. Se le puede leer en la mirada un "Esta tía es tonta o me está tomando el pelo?", pero no lo verbaliza. En cambio, fiel a su profesión, me explica amablemente:

-Pues la bolsa de la clínica o "bolsa de maternidad" es una bolsa para que te lleves a la clínica cuando te pongas de parto. Dentro pones tu camisón, tus braguitas, la bolsa de aseo, además de la ropita del bebé que le vayas a poner los primeros dáis, los pañales, el arrullo....

(Poker Face)
Osea, esa bolsa que he visto miles de veces que traen los padres apresurados a la sala de partos ¡¡¡No es la bolsa del carrito!!! Es una comprada únicamente para llevar al hospital y que cuyo precio ronda entre los 50-100€

-Oiga usted, no sería más fácil llevar la típica bolsa del gimnasio, no sé... o una mochila... o , llámeme innovadora, una maleta al uso.
-Bueno,... a ver... siempre hay gente extremista como tú. Está la que lo tiene que tener todo preparado desde los cinco meses en la bolsa de maternidad, y la que como tú está de 7 meses y medio y no tiene nada preparado y no llevará bolsa para la clínica; porque, No tienes nada Preparado, ¿Verdad???

Os juro, que la conversación es real. Tuvo lugar el sábado. Y, señores y señoras lectores y lectoras... no, no tengo nada preparado. No tengo habitación montada, no tengo bolsa para el cochecito y mucho menos Bolsa para la clínica. No tengo el camisón específico, ni las bragas específicas. No tengo cambiador, ni la decoración de la habitación elegida (Para quien no lo supiera, hay que elegir los motivos de la habitación). No tengo calienta biberones, ni escurre-biberones, ni humidificador, ni cubo específico para pañales, ni qué sé yo cuantas miles de cosas más.

Por Tutatis!! Estoy de 32 Semanas. Puede que me falten (hasta) 10 semanas para parir

No sé, a lo mejor soy mala madre, pero de momento lo único que tengo preparado es una cuna y un carrito (que los abuelos se han apresurado a comprar), algo de ropa que ya me han ido regalando, un juego de sábanas y, sobre todo, un par de tetas que ya empiezan a estar productivas (les llamaremos mamas, que parece que queda más fino) y mucho amor de madre para dar.

Señores de las tiendas de puericultura, ¿realmente necesito mucho más?

lunes, 15 de julio de 2013

Alquileres e inmobiliarias... el "negocio" perfecto

Fruto de mi instinto animal de "hacer el nido", hemos buscado un piso algo más grande, y donde poder ubicar como ella merece a la pequeña Claudia.

Cuando alquilas un piso  y te lo buscar por internet, al menos en barcelona, resulta extremadamente difícil encontrar pisos alquilados por particulares. El 99% de los pisos se alquilan a cargo de agencias inmobiliarias. Ello supone que a los gastos inherentes al cambio de vivienda, haya que sumarle un 10% de la anualidad (+21% de IVA) para la agencia.
Generalmente, la agencia lo único que hace es limitarse a enseñarte el piso en 10 minutos y posteriormente redactar el contrato de alquiler... (si calculáis a cuánto sale el minuto, podéis flipar)

Paralelamente al alquiler de nuestro nuevo piso, el piso en el que hemos vivido hasta ahora, ha quedado disponible para alquilar. En un alarde de insensatez por mi parte, me ofrecí a los propietarios (que viven a cientos de km de barcelona) a colgarlo en los principales portales inmobiliarios con unas bonitas fotos y a enseñarlo a todo aquel que estuviera interesado...

Tras las primeras 12h de tener el piso disponible en la web, atendí a un aluvión de llamadas y mails, el 90% procedentes de inmobiliarias o agentes inmobiliarios...
Todos ellos se ofrecían amablemente a ofrecer (valga la redundancia) el piso a sus clientes.
Todas ellas me pidieron utilizar mis fotos para promocionar el piso.
Todas ellas contaron con que yo estaría en casa disponible para enseñar el piso (evidentemente, es nuestra casa con nuestras cosas y NO voy a dejar las llaves del piso a nadie mientras vivamos aquí).
Todas ellas ofrecen sus servicios por el módico precio de 0 euros

Así pues el negocio es redondo:
-Las inmobiliarias y sus agentes están al acecho de nuevos pisos anunciados por particulares en la web.
-Ofrecen sus servicios al propietario a 0 euros.
-su trabajo se limita a recibir llamadas de los buscadores de pisos (que los suelen buscar por internet) y enseñar el piso durante unos minutillos (habitualmente con caras largas)
- cobran el 10% de una anualidad (12.1% si sumamos el 21% de IVA).

Por poner un ejemplo, por un piso que se alquile por 1000€/mes se llevan 1200 € ... el iluso del nuevo inquilino paga 1452€ de más por unos servicios que en ocasiones apenas superan la hora de trabajo.

Así nos va

martes, 2 de julio de 2013

Érase una vez un parto natural

Interesante artículo sobre el Parto Natural y el negocio que lo envuelve... y ahora que la Middelton va a parir en el agua aliviada con hipnosis, el negocio despuntará.

Ahora que estoy embarazada me doy cuenta de la cantidad de oferta de productos y servicios específicos para embarazadas que hay... la mayoría con poca base científica. Eso sí, basados en la impregnación de nuestro cerebro por progesterona y en que, evidentemente, queremos lo mejor para nuestros retoños  y para nuestra recuperación postparto.
Y si te propones que, tal vez, no querrás anestesia epidural y lo verbalizas en voz alta, parece que ante los ojos de muchos/as NECESITES entrenar, ir a clases de meditación, adquirir gadgets específicos, y si es posible contar con los servicios de una Doula (mujer que acompaña en el parto ejerciendo de pseudochaman)

Bueno... y otro tema (que nada tiene que ver con el parto natural, pero sí con el negocio del embarazo y puerperio) son todos los artilugios para bebé que parece que si no los compras no vas a ser buena madre... Pero de eso hablaré otro día.

Y digo yo, nuestras madres y abuelas, sin ir más lejos, parieron sin anestesia epidural y  lo llevaron más o menos bien sin grandes traumas y sin necesidad de prepararse para una maratón. Ni tuvieron tanta pijada para bebé cuyo uso dura solo unos meses... eso sí que es natural.

Y si a la posibilidad de parir con el tipo de analgesia que te dé la gana, le sumas la protección de un entorno hospitalario con todas sus posibilidades de  de actuación rápida, que se quiten todos los partos domiciliario o en clinicas pequeñas.

Y los sacaperras sin base científica, deberían hacerselo mirar (los resultados perinatales, digo).

Otro día más

miércoles, 26 de junio de 2013

24 semanas: Felicidad

Con Claudia moviéndose a tope y encontrándome cada día un poquito mejor, sólo puedo decir: soy feliz... y Viva los efectos de la Progesterona (y otras hormonas) sobre mis neuronas!!! (subidón del bueno!!)

lunes, 17 de junio de 2013

23 semanas: fin de una época

Siempre pensé que cuando estuviese embarazada, trabajaría hasta que el cuerpo dijese "basta" y que eso sería con bastante barriga; sin embargo, las circunstancias laborales han hecho que haya dejado ya de trabajar casi del todo.

Se me hace raro que el despertador no suene a las 7am.
Se me hace raro no pensar en cuándo será la próxima guardia, en con quién será y qué nos deparará (debo reconocer que me lo he pasado muy bien en las guardias, he aprendido mucho, y en el fondo me da pena pasar tanto tiempo como supongo que pasaré sin hacer)
También se me hace raro, tener que planificar mis mañanas y tardes sabiendo que soy la dueña de casi el 100% de mi tiempo, y que eso durará hasta la dueña pase a ser Claudia.

No soy workaholic, ni mucho menos...  (o eso creo) tengo aficiones de las que sé disfrutar y, por qué no decirlo, también me gusta estar tirada en el sofá sin hacer absolutamente nada. Simplemente se me hace raro

Y sobre todo se me hace raro porque es Verano...Podría pensarse: "Chica! Tómatelo como unas vacaciones de esas largas, como las que teníamos cuando éramos estudiantes!!" Da la casualidad que desde que empecé a estudiar la carrera, cada verano trabajé como mínimo un mesecito para sacarme € para mis cosas... así que hace siglos que no tengo tantas vacaciones... Me iría de viaje a algún lugar con playa o a recorrer europa en plan interrail (al más puro estilo anuncio de cerveza), pero queda feo que me vaya yo sola con mi barriga y una mochila (el padre de la criatura no tendrá vacaciones por momento)

Ahora bien, no me estaré de brazos cruzados. Tengo muchas cosas de ciencia por hacer y por escribir guardadas en un cajón; puedo retomar mi afición a la cocina, aprovecharme de las ofertas para embarazadas de mi gimnasio... y estoy valorando apuntarme a algún curso de manualidades, fotografía o algo así...¿Sugerencias?

domingo, 2 de junio de 2013

En casa de Herrero... (21 semanas)

¿Cuántas veces habré dicho aquello de "...tienes que llevar una vida activa y saludable, hacer deporte, comer de todo, sano y variado..."?

Pues bien, yo no me aplico demasiado el cuento, suelo tener  poco tiempo para comer a medio día... así que no cocino (y como cualquier cosa), por las tardes siempre me lio con algo (generalmente cosas de trabajo) y cuando llega la noche  estoy cansada, sin hambre y sin ganas de ir al gimnasio... así que como cualquier cosa y me tiro al sofá a hacer el vago un rato.
Por no comer bien y no hacer deporte, cada vez tengo menos vitalidad (de esa que te da el deporte) y ahora me entero que tengo anemia... así que más cansada que voy, y ya está el círculo vicioso montado!!

Suerte, que me he dado cuenta cuando todavía no es demasiado tarde, ...y aquí va mi lista de buenos propósitos:



-Tomarme las vitaminas y el hierro
-Dejar de desayunar tostadas con mermelada a diario :'( y sustituirlas por cereales integrales con frutos secos y yogourt.
-Tomar más proteínas: carne roja al menos una vez por semana, pescado al menos una vez por semana...
-Cocinar algo más: hacer legumbres al menos una vez por semana
-Tomar más fruta
-Trabajar (algo) menos (^_^)
-Hacer (algo) más deporte

A ver cuánto tardan en olvidárseme...

PD: la de la foto es Claudia el miércoles de la semana pasada ... Yo no dejo de alucinar cada vez que la veo 

domingo, 19 de mayo de 2013

Los toros desde la barrera (19s)







Hace tiempo que no escribo, y más que no escribo algo realmente personal.
Tal vez no encontraba el tiempo, o tal vez es que me faltaba al inspiración necesaria.
Hoy, no sé si será la tarde lluviosa, la música que me acompaña, o la velita que acabo de encender sobre mi mesa de estudio, pero algo me ha hecho ponerme a escribir.

Soy Ginecóloga, hace ya un par de años me dieron un papel donde dice que soy especialista en Obstetricia y Ginecología e intento utilizarlo (con más o menos acierto) cada día. Pero es bien cierto aquello de "mirar los toros desde la barrera"

No sé cuántas embarazadas habré visto y seguido desde que empecé la residencia en 2007, pero muy probablemente la cifra supere los Tres Ceros.
Ahora soy  yo la que está embarazada. Desde un principio los cambios que he vivido en mi cuerpo y en mi mente, aunque conocidos y esperados, no han dejado de sorprenderme.

Una de las "ventajas" que me da el trabajar todo el día con una sonda de ecografías en la mano es que he visto a mi hija (es una niña) formarse y crecer, prácticamente desde el principio. Aun así, me resulta increíble que eso esté pasando dentro de mí: que crezca, que respire a través de mis pulmones, que se alimente a través de lo que yo como, que cuanto yo me cuide durante estos meses le pueda influir a ella... Me resulta sencillamente increíble.

Al principio, además de mi compulsión por realizar un tratado de embriología ecográfica, era mi Switch-off a partir de las 19h, las nauseas, los vómitos y mi adicción al Cariban, lo que me hacía ver que algo estaba pasando.
Hace un mes más o menos que debajo de mi ombligo empezó a aparecer un bulto: inicialmente era como una hinchazón pero un buen día (sábado por  la tarde para ser más exactos) algo hizo, "plof!" y mis vaqueros dejaron  de prestar servicio.Ello acabó en una carrera al H&M (como quien se dirige a la farmacia de guardia) para adquirir unos vaqueros que casi ni me quito para dormir. 

Pero lo más alucinante de todo son esos toquecitos mágicos que noto... Todo comenzó hace casi 3 semanas, un buen día tumbada en el sofá por la noche noté algo.. como si fuera "peta-zetas" unos 4cm por debajo de mi ombligo... algo diferente al movimiento intestinal y más parecido a una fasciculación muscular, pero totalmente anárquica y carente de ritmo.
Llamé a mi Ginecólga de referencia (la Dra Martínez-Terron) y le dije: "oye...esto puede ser..." y me dijo "...por poder... puede..." (sabia frase)

Pasaron días hasta que notara esa sensación de nuevo... poco a poco se han ido haciendo más y más claro, ahora han dejado paulatinamente de ser "peta-zetas" para ser como suaves toques, desde dentro, sin ritmo y sin componente circunstancial alguno.

Lo dicho: lo esperaba, sabía que pasaría, me lo han contado mil veces... pero ahora no dejo de alucinar cada día un poco más, porque dota de realidad a todos estos cambios que noto y de causalidad a mi empanamiento mental. Si no, ¿de qué otra manera me habría empezado a volver ñoña, a soltar ruiditos de "aaaaayyyy" cuando veo algo de ropita de bebé, y a retomar la redacción personal en el Blog?.

:)