lunes, 17 de junio de 2013

23 semanas: fin de una época

Siempre pensé que cuando estuviese embarazada, trabajaría hasta que el cuerpo dijese "basta" y que eso sería con bastante barriga; sin embargo, las circunstancias laborales han hecho que haya dejado ya de trabajar casi del todo.

Se me hace raro que el despertador no suene a las 7am.
Se me hace raro no pensar en cuándo será la próxima guardia, en con quién será y qué nos deparará (debo reconocer que me lo he pasado muy bien en las guardias, he aprendido mucho, y en el fondo me da pena pasar tanto tiempo como supongo que pasaré sin hacer)
También se me hace raro, tener que planificar mis mañanas y tardes sabiendo que soy la dueña de casi el 100% de mi tiempo, y que eso durará hasta la dueña pase a ser Claudia.

No soy workaholic, ni mucho menos...  (o eso creo) tengo aficiones de las que sé disfrutar y, por qué no decirlo, también me gusta estar tirada en el sofá sin hacer absolutamente nada. Simplemente se me hace raro

Y sobre todo se me hace raro porque es Verano...Podría pensarse: "Chica! Tómatelo como unas vacaciones de esas largas, como las que teníamos cuando éramos estudiantes!!" Da la casualidad que desde que empecé a estudiar la carrera, cada verano trabajé como mínimo un mesecito para sacarme € para mis cosas... así que hace siglos que no tengo tantas vacaciones... Me iría de viaje a algún lugar con playa o a recorrer europa en plan interrail (al más puro estilo anuncio de cerveza), pero queda feo que me vaya yo sola con mi barriga y una mochila (el padre de la criatura no tendrá vacaciones por momento)

Ahora bien, no me estaré de brazos cruzados. Tengo muchas cosas de ciencia por hacer y por escribir guardadas en un cajón; puedo retomar mi afición a la cocina, aprovecharme de las ofertas para embarazadas de mi gimnasio... y estoy valorando apuntarme a algún curso de manualidades, fotografía o algo así...¿Sugerencias?

No hay comentarios: