viernes, 26 de diciembre de 2014

Carta a SS. MM. Los Reyes Magos de Oriente

                                             
Queridos Reyes Magos,
Hace mucho tiempo que no os escribo, más de 20 años, quizá,... ¿cómo os va la vida?
Imagino que vosotros también habéis notado la crisis, por lo que veo  en la calle los niños cada vez escriben más a Papá Noel. Yo siempre he sido (y seguiré siendo) seguidora vuestra, pero tenéis que reconocer una cosa, el gordiflón juega con la ventaja de que viene antes en Navidad y las criaturas tienen más tiempo para jugar con sus regalos.
Sea como sea, yo  opino que vosotros tenéis un "no sé qué" que a él le falta.

Antes os enviaba cartas por correo, pero una vez descubrí que mi madre las guardaba en su armario aun así cada año me traíais lo que pedía... excepto la casa de muñecas de playmobil que pedí varios años (no os guardo rencor, ya lo he superado).
Mi madre me explicó que los padres leen las cartas y que os explican el contenido por teléfono. El mismo teléfono al que os llaman para avisaros que los niños se portan mal.
Durante años busqué vuestro teléfono en la agenda de mi madre, pero no lo encontré. Os debe tener apuntados con un pseudónimo o algo...
Ahora que soy madre le he pedido que me dé vuestro teléfono de una vez por todas, pero se resiste a dármelo, así que ya que las cartas normales no os llegan, mi madre no me quiere dar vuestro teléfono y no encuentro vuestro correo electrónico en ningún lado, he decidido escribir esta carta abierta y subirla a mi blog para ver si tengo suerte y la leéis.

Este año he sido más o menos buena, los tiempos que corren no ayudan a hacer las cosas 100% bien, pero yo me esfuerzo en intentarlo. Al menos no la he liado parda en ningún aspecto importante (si algún lector casual piensa lo contrario, que hable ahora... o que mejor calle para siempre), así que me aventuro a pediros una cosa, que a ver si me podéis traer para 2015:
Este año os pido tiempo.  Salud y amor ya tengo un montón. Dinero tengo el que necesito. Lo que me falta es tiempo.

Un abrazo para los tres y una rascadita detrás de las orejas para los camellos
María José

No hay comentarios: