martes, 15 de diciembre de 2009

LOST

Dijo el sabio, la vida es un tablero de adjedrez, de noches y días; donde Dios, con hombres como piezas juega, mueve aquí y allí, da jaque mate y mata, y pieza por pieza vuelve a ponerlos en la caja, pues hay un destino para la pieza, para el jugador y para Dios.
El destino va a cumplirse

No hay comentarios: