martes, 22 de abril de 2008

La jaula dorada del tio Murphy

A veces las cosas se estropean, las cosas como por ejemplo los ascensores... y qué mejor momento para estropearse que cuando la vecina del ático se ha hecho un esguince.

Pues sí. Se ha estropeado el ascensor, y aquí estoy, viendo el día estupendísimo que hace desde mi ventana.

Pero bueno, no me quejo, tengo la super-terraza donde ejercer de fardatxo al sol y ... peor sería estar de guardia y tener que trabajar con el día tan bueno que hace :D

No hay comentarios: